El entorno

Su excelente emplazamiento, en pleno corazón de la Ribeira Sacra, permite al viajero disfrutar de una de las mejores vistas al Cañón del Sil, constituyéndose como un auténtico mirador natural en el que predomina el paisaje de viñedos dispuestos en bancales y de soutos centenarios asentados sobre el río Sil.

Desembocadura del Río Mao

20151213_16055120151213_160542

El turista puede comprobar el esplendoroso pasado de estas tierras, pobladas de poderosas linajes como la de los Lemos y órdenes religiosas como la benedictina, la cisterciense y la cluniacense, a través de los monasterios, cenobios y casas grandes o pazos que, en las márgenes de los ríos Sil y Miño,  florecieron desde el siglo VI. El apogeo monástico comienza en San Pedro de Rocas, con una espectacular iglesia excavada en una roca, para continuar en Xunqueira de Espadañedo, mostrando el estilo románico con reformas posteriores; en Montederramo, el estilo herreriano del siglo XVI; en San Paio de Abeleda, y ya a orillas del Sil mostrando un perfecto modelo del románico compostelano en Santa Cristina de Ribas de Sil. Pero el monumento más grandioso y mejor conservado, síntesis de todos los estilos es San Esteban de Ribas de Sil.

No se admiten más comentarios