La Casa

En este hermoso entorno, en la tierra de la vid por excelencia y en un paisaje único: el de las bancadas en las laderas ribereñas, encontramos una espléndida muestra de la arquitectura del siglo XVI, la Casa Grande de Cristosende. Esta casa de noble cantería y planta rectangular, destinada al Turismo Rural de 1ª categoría desde el verano de 2000, es un destacado ejemplo de la recuperación del patrimonio arquitectónico gallego, que nos depara innumerables sorpresas dentro de sus muros de piedra oscura e irregular.

_95A0862_bajaConservando las características de las casas palaciegas aristocráticas de la época, una gran portada en arco con escudo heráldico y un hermoso patio interior con una cuidada columna de capitel jónico en torno al cual gira la vida en la casa, es el rincón perfecto para disfrutar de la tranquilidad y de la gran belleza paisajística y monumental de la zona. La perfecta elección del mobiliario en toda la casa y especialmente en sus habitaciones, en las que destacan los asientos de piedra en los derrames de las ventanas, junto con los cuidados servicios que ofrece, hacen que la estancia en ella sea acogedora e inolvidable.

La planta baja de la casa, que en sus orígenes estaba destinada a bodega y establo, acoge actualmente la cafetería, el comedor, la recepción y una habitación habilitada para discapacitados. Todo ello rodeando a un hermoso patio interior en torno al cual gira la vida en la casa.

En la primera planta están ubicadas cinco habitaciones dobles dotadas de baño completo, calefacción y pantalla plana de TV, y una habitación familiar de cuatro plazas. En esta planta está también situada una sala de lectura con galería abierta, lo que le proporciona una gran luminosidad. Con acceso directo al patio encontramos una segunda habitación familiar de cuatro plazas, también dotada de todas las comodidades para asegurar una agradable estancia en la casa.

_95A0815_baja